viernes, 8 de octubre de 2010

Hambre de cordura


Hambre de cordura,
hambre de tranquilidad y silencio,
un hambre nunca saciada,
una sed de autoestima perdida,
una cárcel aparente de oro, pero una cárcel al fin de al cabo,
donde nace el miedo y no se oye nunca el silencio.

2 comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

Encerrarse en uno mismo y perder toda noción de tiempo y espacio, para mí sería como estar muerto, pero en vida. Tremendo!

Muchas gracias por tu visita.

BESOTES GUAPA Y BUENA SEMANA!

Anika dijo...

No, no me refiero a encerrarse en uno mismo, es otro tipo de cárcel, pero si, en cierto modo es como estar muerto.