jueves, 27 de mayo de 2010

Derecho a la privacidad e intimidad.

"La Brigada de Delitos Tecnológicos de la Policía está en alerta porque está aumentando de forma considerable el robo de contraseñas de correo entre internautas.

Acceder al correo electrónico de alguien,aunque sea pareja o amigo, es un delito que se castiga en España con penas de entre dos y cinco años. Pero además de estos hechos cada vez es más habitual el "secuestro de las cuentas" para que el propietario del e-mail tenga que pagar un rescate por recuperar su cuenta. Los correos electrónicos han dejado de ser un espacio seguro en el que guardar secretos, confidencias o intimidades señala el inspector Juan Carlos Riuloba, jefe del grupo de policías de Barcelona que persiguen el delito en internet, cada vez son más las víctimas que se acercan a comisaría a denunciar el espionaje del correo electrónico.

La Brigada de Delitos Tecnológicos de la Policía está en alerta porque está aumentando de forma considerable el robo de contraseñas de correo entre internautas.

Los correos electrónicos han dejado de ser un espacio seguro en el que guardar secretos, confidencias o intimidades señala el inspector Juan Carlos Riuloba, jefe del grupo de policías de Barcelona que persiguen el delito en internet, cada vez son más las víctimas que se acercan a comisaría a denunciar el espionaje del correo electrónico.

Internet está repleto de páginas en las que informáticos ofrecen conseguir una contraseña a cambio de un módico precio: entre 30 y 60 euros. Algunos, lo hacen, según su publicidad, a cambio de la voluntad. Detrás de casi todos los robos hay un conflicto sentimental. Hombres o mujeres celosos o celosas que necesitan con ansia saber con quién y qué cosas escribe su pareja. "Cuando son descubiertos y les dices que eso que han hecho es un delito, y grave, se derrumban", cuenta Riuloba. En enero del 2005, la policía detuvo en Lleida a un hacker que llevaba tres años robando contraseñas por encargo. Casi todos los pedidos eran para chafardear cuentas privadas de amigos, novios o maridos. Lo mejor es que, los investigadores no se contentaron con detener al ladrón, y tras dos años de investigación, arrestaron también a una decena de individuos que pagaron por las contraseñas y accedieron ilegalmente a correos que no eran los suyos. Recomendaciones: Mucho cuidado con la pregunta secreta, algunos e-mails como Hotmail permiten recuperar la contraseña respondiendo a una pregunta secreta, en ocasiones la respuesta no sólo la conoce el propietario del correo electrónico. También hay que tener precaución con las páginas que permiten ver quien no te admite en el MSN Messenger. Este tipo de web solicita previamente que el usuario introduzca su usuario y password para luego comprobar la cuenta, en ocasiones el password coincide con el del correo electrónico. Por último, procura cerrar tu cuenta cuando conectes desde un ordenador público y nunca marques opciones como "recordar password en esta cuenta".

2 comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

HOLAAAAAAAAAAAA ANIKAAAAAAAAAAAAA!!
QUE PLACER VOLVER A VISITARTE!!!!!

Me encantó tu post, porque tengo la sensación que vivo en Marte! Aquí nadie se encarga de tu privacidad e intimidad, aquí te roban lo que quieren de Internet y nadie va preso!
Estoy fascinado con tu información.

BESOTES HERMOSA Y BUEN MARTES!

Anika dijo...

Si Stanley, aquí la gente campa a sus anchas por donde quiere, leyendo, usando y manipulando lo que quiere. Parece mentira, tantos avances tecnológicos para ser más retrasados cada día.
Y qué es eso de robar la contraseña de tu pareja para ver con quién habla? qué confianza tiene la gente en sus relaciones!! yo es que me quedo muerta, cada día más.