miércoles, 20 de agosto de 2008



Qué fácil es a veces provocar una sonrisa en alguien.
No cambiaba por nada el verte sonreir ante aquella pequeña tarta que tanto ansiabas, aunque con tanta emoción la mecha de la vela se esfumó. Un poco tarde pero no por eso menos especial. Espero siempre tenerte cerquita, eres una de esas personitas que hace que la vida tenga más luz.