martes, 26 de agosto de 2008

Mi pequeño homenaje.

Cierto es que hace mucho que perdimos ese contacto familiar, que no recuerdo la última vez que estuvimos todos juntos riéndonos,que hace mucho que ese vínculo se desgastó por circunstancias ajenas a nuestra voluntad.
Poco a poco vamos perdiendo lo que más queremos, esas personas que mantenían el buen humor y la unión.
Aún recuerdo cuando visitaba a la tita, me abrazaba y me ofrecía de ese dulce tan rico que hacía y podía acariciar a los gatos que llenaban el patio.
Se fue de nuestro lado con una sonrisa, incluso en ese momento mantuvo el buen humor.
Ahora te nos has ido tú, tras ir perdiendo poco a poco la salud, esa voz que se convirtió en una sola mirada llena de pena, sin apenas reconocimiento en tu rostro, hoy te miraba dormido en tu cama de madera cubierta de coronas de flores y me acordaba de la última vez que te ví, no sabía si saludarte porque tu salud no te permitiría acordarte de mí, preferí mirarte desde la distancia y luego pensé; quizá sea la última vez que lo vea, y aunque duela, así ha sido.
Sé que estabas deseando reunirte con ella, y descansar mirando a tus hijos casarse y a tu nieta nacer desde el cielo.