jueves, 10 de julio de 2008

QUÉ BONITO FUE.

Qué bonito era poder pensar en ese sentimiento, en esa confianza ciega de que volverías, mirando a mi alrededor, no me importaba si las cosas iban mal, no importaba si en ese momento me sentía sola, porque sabía que tú estabas a un minuto de mí, un minuto que pasaría aunque fuera eterno y vendrías como por sorpresa con una llamada en mitad de la noche a través de un número desconocido ya para mí. Me sentía segura al fin de al cabo, porque creía tenerte, creía en tus palabras, aunque fuesen a distancia.
Pero el dolor ha hecho apaciguar ese pensamiento, ese sentimiento que esperaba ser encontrado, me hago mil preguntas esperando una respuesta, y pasan los días y me inquieta seguir sin esas palabras que calmarían mi desasosiego, tal vez vuelvas con un te echo de menos en los labios, después de haberte aburrido del mundo, o tal vez esto se despida aquí y nos digamos un adiós sin respuesta. Yo sí quería todo aquello, ¿lo querías tú?.

2 comentarios:

Nakisi dijo...

Se llama serotonina, es dificil regularla orgánicamente y es ....contagiosa por el ambiente que te rodea...
Venta a las fiestas Anurria, que nos animemos un poco.
Que bastantes penurias llevamos, deberían hacernos mártires.
Un besito tiennno de cupido equivocado :)

Anika dijo...

jajaj, si, tal vez fue la serotonina, ya no lo sé.
POr lo pronto esta noche me voy de fiesta, aunque mi mente siga aquí, al menos mi cuerpo estará en otro lado.
Sí, tienes razón, deberíamos ser mártires, que asco, de verdad, XD.
Jo gracias, ¿pero qué hago allí sola? Que cortecillo.
Gracias juanmilla. UN beso tienno.