lunes, 28 de julio de 2008

EL PODER DE LA PALABRA

Mil formas de decir las cosas y casi siempre elegimos la peor, sabemos que lo poco agrada y lo mucho enfada y sin embargo no dudamos en repetir ese comentario desagradable disfrazado de broma una y otra vez.

Vemos en el otro una mirada cabizbaja y un acto tímido ocultando un defecto con la mayor de las dificultades y cogemos ese defecto y lo exponemos en el circo de la humillación esperando ser aplaudidos, aplaudidos por ser nada delicados, por bromear con lo desagradable, por explotar lo que para él es una verguenza que no puede evitar.
Una simple palabra puede causar el mayor dolor.

7 comentarios:

Rinko dijo...

Que razón tienes Anika, una simple palabra puede causar el mayor dolor, una simple frase puede hundirte y hacerte sentir miserable, pero como tantas y tantas veces me has aconsejado...lalalala y de mi cosecha añado..."tranquilos que el encargado de la pocilga dice que hay para todos" xD

Pandorino dijo...

Ya sé a qué te estas refiriendo...Un beso marquesa.

Anika dijo...

EL encargado de la pocilga? jajajaja, para mi ya no creo que quede más. XD
Lalalalalalala

Martu dijo...

lalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalala(no escuches lo que te haga daño) lalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalaalalalalaalalalalalalalalalallalalaalal
(tengo muxa hambre)
lalalalalalalalalalalalaalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalal
otra ensaladillica hoy! jiji

Anika dijo...

jajaja, y muchas más tapicas de ensaladilla que nos quedan.
que loca estás. jajaja
lalalalalalalalala

Anónimo dijo...

hola,preciosa,no kiero comntar nada,solo darte las gracias x u dedicatoria,x acoarte de mi,me gusta muxo,un petonas,ojazos!no cambies nunca,ers genial

Anika dijo...

No tienes por qué darme las gracias, pensaba que ya no lo leerías, me alegro de que te guste.
Tú tampoco cambies, por favor.
Un besico.