jueves, 1 de mayo de 2008

LOCURA

Estaban llegando los días embriagados de tranquilidad y paz, sin gritos, sin locura que llenase los días, sin tristeza, carentes de lágrimas, parecía haber llegado la cordura a mi casa.

Pero...¿era una mentira tal vez? ¿algo que soñé?. No lo sé, lo que sí sé es que los días de psiquiátrico han regresado sin llamar a mi puerta, sin previo aviso y me faltan cartas para afrontarlos. ¿Pero y qué sucede cuando tienes tanto miedo que te despiertas cada noche con la misma pesadilla?