lunes, 10 de marzo de 2008

"Jornadas sobre la conciliación de la vida personal, laboral y social"

Una conferencia de mañana y tarde, enriquecida, interesante, pero algunas veces algo repetitiva y agotadora, una sala abarrotada de gente intentaba organizarse para escuchar a los ponentes, abarrotada porque de alguna forma nos han "obligado" a asistir, XD.

Tras muchos datos estadísticos e históricos, tras escuchar a varios conferenciantes cada uno de distintas disciplinas profesionales, yo me quedo con una cuestión que se ha repetido por activa y por pasiva y la cual ha sido la mayor conclusión de la jornada expuesta.

Las mujeres son las que llevan a cuestas el mayor peso de la cada vez más necesaria conciliación personal, laboral y familiar, ya que, son trabajadoras a tiempo completo o parcial y a la vez deben ocuparse de los quehaceres del hogar, del cuidado de los hijos y de la pareja, por el contrario, los hombres en su mayoría prestan una casi escasa atención a la vida familiar y personal ocupándose más de escalar puestos en las carreras profesionales y dejando recaer el peso de la casa y los hijos en las mujeres. Esto es así también porque las mujeres hacemos nuestra la responsabilidad de llevarlo todo, consideramos que debemos estar dispuestas en cada momento para lo que sea necesario dejando en última instancia lo que deseamos o necesitamos nosotras mismas, hacemos nuestra la necesidad de estar pendientes de los demás, de ocuparnos de los otros, realizando así, además de una trabajo remunerado un trabajo gratuito constante.

¿Por qué esto es así? Resumiendo un poco, además de los diversos factores que podríamos citar, tanto históricos, como políticos, sociales, educativos, psicológicos, etc, etc, la mujer siente la necesidad de ser querida en todos los ámbitos de actuación, y dicha necesidad le hace ocuparse de los demás para que de esta manera puedan quererla y quererse así misma, si la quieren los demás ella podrá quererse.
Otra cuestión importante ha sido citada por la psiquiatra Ana Távora, la cual, afirmaba que la mujer busca mayoritariamente la satisfacción vital a través de una pareja, creyendo que el encuentro de una pareja adecuada llenará plenamente su vida y ese hueco que todos tenemos, pero esta psiquiatra nos dice que ni aún teniendo el mejor hombre del mundo a nuestro lado conseguiremos llenar ese vacío, que siempre existirá una insatisfacción vital en un ámbito u otro, nunca seremos completamente felices.
La verdad yo me niego a creer esta afirmación que bien puede ser cierta, pero la encuentro bastante pesimista, claro que siempre tendremos alguna insatisfacción vital, pero de ahí a estar siempre vacíos y de echar por tierra de alguna manera la búsqueda de una pareja....